Etiqueta: crema

Crema de calabaza a la sidra

La manzana y la calabaza combinan muy bien en platos dulces y salados, así que emplear una parte de sidra para cocer la hortaliza sólo puede dar buenos resultados. El amargor de la rúcula y el punto crujiente de las avellanas añaden un contraste de sabores y texturas delicioso.

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total: 40 m
  • Elaboración: 10 m
  • Cocción: 30 m

Ingredientes

Para 4 personas

  • Calabaza pelada y cortada sin semillas: 700 g
  • Cebolla dulce 
  • Jengibre fresco 1 trocito pelado
  • Nabo blanco mediano: 1 
  • Patata mediana: 1 
  • Sidra seca: 350 ml
  • Caldo de verduras (aproximadamente): 400 ml
  • Laurel:
  • Rúcula: 50 g
  • Avellanas 
  • Cúrcuma molida 
  • Comino molido 
  • Pimienta negra molida 
  • Sal 
  • Aceite de oliva virgen extra

Pelar y picar la cebolla dulce. Trocear la calabaza y el nabo y patata pelados en cubos. Calentar un poco de aceite de oliva en una olla o cazuela y pochar la cebolla a fuego medio unos minutos. Añadir el jengibre pelado y picado y dar unas vueltas. 

Agregar la calabaza y el nabo y patata, salpimentar ligeramente y aderezar con comino y cúrcuma. Cubrir con la sidra, dejar cocer 3 minutos y añadir el caldo. Echar la hoja de laurel, llevar a ebullición, tapar y dejar cocer a fuego medio-bajo durante unos 20 minutos.

Retirar el laurel y triturar con una batidora ajustando el nivel de líquido al gusto. Corregir de sal y dar otro golpe de pimienta negra. Pelar unas avellanas, tostar ligeramente en una sartén sin engrasar y picar groseramente.

Con qué acompañar la crema de calabaza

Servir la crema de calabaza a la sidra en cuencos individuales y acompañar de los brotes de rúcula y las avellanas para que cada comensal se sirva a su gusto. Es un estupendo primer plato otoñal o una cena ligera muy reconfortante.

Fuente: Directoalpaladar.com