Ideas prácticas

Receta de tarta de queso

Receta de tarta de queso vasco quemada

Deliciosa receta de tarta de queso quemada «del País Vasco» no requiere hacer una base, ¡así que es una receta súper fácil! No necesita mucho tiempo para enfriarse y no importa si la superficie se agrieta y se dora. Puede que tenga que experimentar con el tiempo de horneado, ya que cada horno es diferente. Si aún está demasiado blando, déjelo en el horno un poco más.¡Diviértete horneando! «

Ingredientes

900 g de queso crema
300 g de azúcar
6 huevos
470 g de nata espesa
1 cucharadita de extracto de vainilla
½ cucharadita de sal
50 g de harina
mantequilla sin sal

Dificultad: Fácil
Tiempo de preparación: 25 min
Tiempo de cocción: 60 min

Preparación de receta de tarta de queso

Precalienta el horno a 200 ° C / 390 ° F. Engrase un molde desmontable con mantequilla, luego forre con 2 hojas de papel pergamino, dejando suficiente para doblar y colgar sobre el borde del molde.

Para continuar con nuestro deliciosa receta de tarta de queso bata el queso crema y el azúcar en una batidora de pie con un accesorio de paleta durante aprox. 2 min., O hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.

Agregue los huevos, uno a la vez, a la batidora de pie, mezclando entre ellos. Cepille los lados hacia abajo con una espátula de goma, luego agregue la crema, el extracto de vainilla y la sal, y revuelva para combinar.

Tamice la harina en la mezcla de queso crema, luego doble suavemente los ingredientes hasta que estén combinados.Vierta la masa en el molde desmontable forrado y hornee a 200 ° C / 390 ° F durante aprox. 60 min. Deje enfriar completamente a temperatura ambiente antes de servir. ¡A disfrutar de esta deliciosa receta de tarta de queso!

Todavía con ganas de algún otro antojo dulce? aquí te dejamos otro:

Fuente: KitchenStories

claras de nuevo

Receta con claras de huevo para no desperdiciar nada

¿Has realizado una crema pastelera casera o una mayonesa o algún flancito? pues si es así seguro te encontraste en el dilema de que hacer luego con las claras de huevo que nos sobran, ¿las tiramos? ¿las podemos utilizar en algo fácil? la respuesta es sí, aquí te dejamos alguna receta con claras de huevo deliciosas y fáciles de hacer.

1 – Tortilla, receta con claras de huevo

Ingredientes

 1 persona

  1. 2 claras de huevo
  2. Necesitas 1 huevo
  3. 2 lonchas jamón curado en tiras muy finas
  4. 1 tallo perejil fresco picado
  5. 1 cucharada aceite de oliva virgen extra
  6. sal rosa de Himalaya
  7. 2 tomates cherry para acompañar
  8. 1/2 aguacate
  9. 1/2 rebana de pan rústico con patata

Pasos

  • Separar la clara de huevo de la yema. Unir las dos claras con la otra clara de huevo, agregar una pellizcó de sal rosa de Himalaya y emulsionar bien con un tenedor. Asentar una sartén pequeña sobre el fuego y verter el aceite de oliva virgen extra. Cuando el aceite esté caliente, verter la claras de huevos emulsionadas y rápido reparte sobre las claras, las dos lonchas finas de jamón curado rotas en tres o cuatro trozos.
  • En el medio de las claras, acomodar con cuidado la yema de huevo. Espolvorear una pizca de sal rosa de Himalaya sobre la yema y espolvorear el perejil fresco picado.

  • Cuando los bordes de la tortilla empieza a tomar color, dale la vuelta con una espátula o un plato. Volver la tortilla en la sartén y dejar unos segundos más.

  • Voltear la tortilla en un plato. En la misma sartén dorar la rebana de pan rústico. Acompañar la tortilla de claras con el aguacate cortado en láminas y los tomatitos cherry cortados por lamitad.

2 – Flan, receta con claras de huevo

Ingredientes

 6 comensales

  1. Para el caramelo
  2. 50 gramos azúcar
  3. 25 ml agua
  4. 1/2 cucharadita limón
  5. Para el flan
  6. 3 claras de huevo
  7. 1/2 cucharadita limón
  8. 60 gramos leche condensada
  9. 80 gramos azúcar
  10. 1/2 cucharadita extracto de vainilla

Pasos

  1. Ponemos en un cazo el azúcar y la media cucharadita de limón dejamos a fuego suave, cuando se haya creado un caramelo rubio le añadimos el agua caliente y dejamos cocinar 3 minutos, lo repartimos por el molde y reservamos

  2. Ponemos en un bol las claras y empezamos a montar con una varilla eléctrica, una vez que veamos que están espumosas le añadimos la otra media cucharadita de limón, y seguimos montando con las varillas hasta que veamos que va espesando

  3. Entonces añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que quede bien montado

  4. Mezclamos la leche condensada con la media cucharadita de vainilla y esta mezcla le incorporamos a las claras la integramos con movimientos envolventes

  5. Lo distribuimos en el molde que habíamos preparado le damos unos golpecitos y ponemos este molde dentro de otro y cubrimos a la mitad con agua caliente para hacerlo al baño maría (yo puse un sponte en la base del recipiente dónde iba añadir el agua)

  6. Horneamos a 180 grados calor arriba y abajo, mi horno no tiene aire por lo tanto puse una bandeja encima para que no le dé el calor directo, horneados por 55 minutos, dejamos con el horno apagado 30 minutos dentro

3 – Bizcocho, receta con clara de huevo, con naranja, canela y anís

Ingredientes

 10/12 raciones

  1. 4 claras
  2. Un huevo
  3. 1 vaso de aceite
  4. 1 rama de canela
  5. Anís estrellado o anís en grano
  6. Cáscara de naranja y limón
  7. 1 vasito zumo de naranja natural
  8. Ralladura de la naranja
  9. 3 vasitos azúcar
  10. 4 vasitos harina de bizcocho
  11. 1 sobre levadura

Pasos

  1. Primero, freímos el aceite junto con las cáscaras, el anís y la rama de canela. Cuando estén las cáscaras doradas, apartamos y esperamos que se enfríe.
  2. Por otro lado, batimos todas las claras a punto de nieve y las yema la ponemos en otro bol aparte. Cuando estén listas, apartamos y la yema la batimos con el azúcar, el zumo de naranja, el aceite colado y la ralladura de naranja, batimos todo

  3. Ahora, añadimos la harina tamizada y la levadura, mezclamos y añadimos las claras con movimientos envolventes. Metemos en un molde engrasado y llevamos al horno unos 40/45 minutos calor arriba y abajo con el horno ya precalentado. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

4 – Bocaditos, receta con clara de huevo, espinacas y tomate

huevo y espinaca

Ingredientes

  1. Espinacas
  2. Tomate de pera
  3. Bote claras
  4. Sal y pimienta

Pasos

  1. Ponemos un poco de aceite con un papel en los recipientes para que no se pegue. Metemos las espinacas ya lavadas y el tomate cortado encima.

  2. Batimos las claras y echamos sal y la pimienta.Los llenamos con las claras y al horno 180° unos 15 minutos.

Y si te falta alguna receta para utilizar los huevos completos te recomendamos esta deliciosa receta de nuestro blog:

A cocinar… cazuela de pasta y coliflor con pollo

Dificultad: Fácil
Preparación: 15 min.
Horno: 20 min.

Ingredientes

300 g de pasta farfalle o de moños
900 g de coliflor
350 g de pechuga de pollo
1 chile
750 ml de salsa holandesa
2 cucharadas de curry en polvo
150 g de galletas saladas
Aceite para freír
mantequilla para engrasar
sal
pimienta

Paso 1:

Precalienta el horno a 180 ° C / 360 ° F. Deje hervir el agua y sal generosamente. Cortar la coliflor en floretes y cocinar en agua hirviendo con sal durante aprox. 4-5 min. Colar la califlor en un colador y escurrir.

Paso 2:

En otra olla de agua hirviendo con sal, cocine el farfalle hasta que esté al dente y cuele en un colador y escurra.

Paso 3:

Pica finamente el chile. Corta la pechuga de pollo en trozos pequeños. Coloque la salsa holandesa en un tazón mediano y agregue el curry en polvo y el chile picado. Batir bien y sazonar con sal y pimienta. Calentar el aceite en una sartén y sofreír el pollo durante aprox. 5 minutos.

Paso 4:

Coloque las galletas saladas en un procesador de alimentos y muela finamente.

Paso 5:

Engrasa la fuente para hornear con mantequilla. Combine la pasta, la coliflor y el pollo en el plato y vierta la salsa holandesa uniformemente. Cubra con galletas molidas y hornee a 180 ° C / 360 ° F durante aprox. 15 – 20 min.

Nuestra cazuela de pasta y coliflor con pollo lista para disfrutar con familia y amigos.

Fuente: KitchenStories

Crema de calabaza a la sidra

La manzana y la calabaza combinan muy bien en platos dulces y salados, así que emplear una parte de sidra para cocer la hortaliza sólo puede dar buenos resultados. El amargor de la rúcula y el punto crujiente de las avellanas añaden un contraste de sabores y texturas delicioso.

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total: 40 m
  • Elaboración: 10 m
  • Cocción: 30 m

Ingredientes

Para 4 personas

  • Calabaza pelada y cortada sin semillas: 700 g
  • Cebolla dulce 
  • Jengibre fresco 1 trocito pelado
  • Nabo blanco mediano: 1 
  • Patata mediana: 1 
  • Sidra seca: 350 ml
  • Caldo de verduras (aproximadamente): 400 ml
  • Laurel:
  • Rúcula: 50 g
  • Avellanas 
  • Cúrcuma molida 
  • Comino molido 
  • Pimienta negra molida 
  • Sal 
  • Aceite de oliva virgen extra

Pelar y picar la cebolla dulce. Trocear la calabaza y el nabo y patata pelados en cubos. Calentar un poco de aceite de oliva en una olla o cazuela y pochar la cebolla a fuego medio unos minutos. Añadir el jengibre pelado y picado y dar unas vueltas. 

Agregar la calabaza y el nabo y patata, salpimentar ligeramente y aderezar con comino y cúrcuma. Cubrir con la sidra, dejar cocer 3 minutos y añadir el caldo. Echar la hoja de laurel, llevar a ebullición, tapar y dejar cocer a fuego medio-bajo durante unos 20 minutos.

Retirar el laurel y triturar con una batidora ajustando el nivel de líquido al gusto. Corregir de sal y dar otro golpe de pimienta negra. Pelar unas avellanas, tostar ligeramente en una sartén sin engrasar y picar groseramente.

Con qué acompañar la crema de calabaza

Servir la crema de calabaza a la sidra en cuencos individuales y acompañar de los brotes de rúcula y las avellanas para que cada comensal se sirva a su gusto. Es un estupendo primer plato otoñal o una cena ligera muy reconfortante.

Fuente: Directoalpaladar.com

Combate el frío con esta receta de alubias al horno con salsa de tomate, cuscús y queso feta

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total:
  • Elaboración: 20 m
  • Cocción: 40 m

La base de todo es una buena salsa de tomate en la que se ocultan carnosas alubias y un poco de cuscús que enriquece el conjunto, tanto en la textura como en el contenido nutricional. Se puede usar la variante de legumbre que se prefiera, usar sobras de otros platos o recurrir a las envasadas ya cocidas. El punto del queso feta con el aceite de perejil remata un plato que en el fondo no tiene mucho misterio, pero está para mojar pan.

Ingredientes

Para 2 personas

  • Alubias cocidas en conserva blancas: 400 g
  • Cuscús cocido: 80 g
  • Cebolla dulce (mitad) 
  • Diente de ajo:
  • Laurel:
  • Tomate troceado natural:600 g
  • Orégano seco:g
  • Tomillo seco:g
  • Vino tinto: 80 ml
  • Queso feta: 100 g
  • Perejil fresco un manojo
  • Limón:
  • Pimienta negra molida 
  • Sal 
  • Aceite de oliva virgen extra

Debemos tener ya las alubias cocidas en su punto, enjuagadas y escurridas, en su caso, y el cuscús también cocinado. Si usamos tomate natural podemos ir pelándolo tras escaldarlo en agua hirviendo. Se puede usar en conserva, troceado o entero, si es lo que tenemos en la despensa. Picar la cebolla y el diente de ajo.

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una fuente alta de tamaño mediano, ovalada, redonda o rectangular, lo que más nos guste. Calentar un poco de aceite de oliva en una sartén y calentar la cebolla con el diente de ajo. Añadir una pizca de sal y dejar que se pochen unos 10 minutos, a fuego medio. Agregar el tomate, la hoja de laurel, el orégano y el tomillo. Remover bien y regar con el vino blanco. Salpimentar ligeramente y dejar que reduzca a fuego bajo unos 10-15 minutos. 

Retirar el laurel y agregar las alubias, remover con suavidad y echar también el cusús. Cocinar el conjunto suavemente un par de minutos y llevar a la fuente preparada. Distribuir por encima el queso feta desmenuzado, salpimentar y regar con un hilo de aceite de oliva. Hornear durante unos 25-30 minutos.

Preparar un aliño batiendo el perejil picado groseramente con la ralladura y zumo del limón, un poco de sal y unas 4-5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Se puede triturar con una batidora para hacer una crema, o usar tal cual. Añadir a las alubias recién horneadas.

Fuente: DirectoAlPaladar

Pastel de calabacín en microondas, fácil y sabroso

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total: 35 m
  • Elaboración: 15 m
  • Cocción: 20 m

Ingredientes

Para 4 personas

  • Calabacín:
  • Aceite de oliva virgen extra: 45 ml
  • Sal 
  • Leche:500 ml
  • Huevo L:
  • Harina de trigo: 150 g
  • Mantequilla: g
  • Queso rallado curado (manchego o similar) 100 g
  • Pimienta negra molida

Laminamos los calabacines en finas lonchas y reservamos uno de ellos. Los otros dos los introducimos en un recipiente hondo y mezclamos con el aceite y un poco cde sal. Cocemos en el microondas, a máxima potencia, durante cinco minutos o hasta que estén tiernos.

Mientras tanto, batimos la leche, los huevos y la harina hasta que no queden grumos. Añadimos el calabacín cocido, escurriendo bien los jugos que ha soltado, y salpimentamos al gusto. Untamos una fuente de horno con mantequilla y vertemos la mezcla.

Espolvoreamos con queso rallado y cubrimos con las láminas de calabacín que tenemos reservadas. Llevamos de nuevo al microondas, programando 15 minutos a máxima potencia. Dejamos reposar y atemperar unos minutos antes de servir, con un poco de pimienta negra recién molida por la superficie.

A este pastel de calabacín en microondas le sienta de maravilla un poco de mayonesa o mostaza (mejor caseras) a su vera, pero hay muchas otras salsas con las que se puede acompañar. Es un entrante estupendo o un almuerzo ligero, acompañado de un tomate aliñado.

Roscón de Reyes fácil, casero y esponjoso

Para los que nunca os habéis animado a amasar un roscón, pues en apenas poco más de dos horas obtendréis un brioche esponjoso y aromático que os convencerá de que no hay nada como prepararlo en casa ¿Os animáis a comprobarlo?

Ingredientes

Para 1 unidades

  • Harina de fuerza 400 g
  • Mantequilla a temperatura ambiente70 g
  • Azúcar 100 g
  • Huevos 
  • Ron (licor) 20 ml
  • Agua 100 ml
  • Leche 30 ml
  • Ralladura de naranja 
  • Levadura prensada 20 g
  • Agua de azahar media cucharadita
  • Sal 
  • Almendras en láminas
  • Fruta escarchada 
  • Azúcar granulado

Empezamos poniendo en un bol grande 350 g de harina, hacemos un hueco en el centro y en él añadimos el azúcar, la levadura disuelta en el agua templada, el ron, la leche, la ralladura de naranja, el agua de azahar y la mantequilla. Mezclamos ligeramente y añadimos uno de los huevos y la pizca de sal y amasamos. 

Cuando se hayan unido todos los ingredientes, ponemos la masa sobre una superficie enharinada y seguimos amasando hasta que la masa quede elástica y no se pegue a la superficie. Si es necesario, vamos añadiendo harina poco a poco, aunque no debemos dejar que la masa quede demasiado seca, sino más bien pegajosa.

Formamos una bola con la masa y le hacemos un agujero en el centro. Con cuidado, lo vamos estirando y agrandando, dando forma al roscón. Lo colocamos sobre una bandeja de horno, en un lugar cálido y lo dejamo levar por lo menos una hora. Precalentamos el horno a 200ºC. 

Mientras pintamos el roscón con el otro huevo batido y lo decoramos con la fruta escarchada, las almendras fileteadas y el azúcar granulado. Por último, horneamos el roscón entre 15 y 20 minutos a 200º o hasta que la superficie esté dorada. Dejaremos enfriar ligeramente antes de degustarlo

Fuente: Directoalpaladar.com

Recetas de navidad: 7 ensaladas originales que lucirán en tus menús

Además de recetas navideñas ya clásicas como la ensalada Waldorf o la combinación de col lombarda y manzana, son muchas las opciones que se presentan a la hora de escoger una buena ensalada festiva que encaje en esta época. Y hablamos de incluirla como parte del menú, no tanto como comida o cena más ligera tras alguno de los festines que nos esperan.

1 – Ensalada de remolacha, queso de cabra y arándanos

Con remolachas ya cocidas nos ahorraremos la molestia de asarlas, pero si tienes un poco de tiempo, te recomendamos no saltarte este paso. El sabor y la textura de esta hortaliza al horno es incomparable a las versiones en conserva. Pruébala también con rúcula para darle un contraste amargo que equilibre el dulzor de sus ingredientes.

Ingredientes

Para 4 personas

  • Remolacha 
  • Brotes de espinacas 100 g
  • Brotes de remolacha 25 g
  • Queso fresco de cabra 150 g
  • Pan de hogaza 50 g
  • Cebollino al gusto
  • Vinagre de vino tinto 30 ml
  • Aceite de oliva virgen extra 60 ml
  • Arándanos o al gusto12 
  • Sal 
  • Pimienta negra molida 
  • Semillas de amapola 

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total: m
  • Elaboración: 20 m
  • Cocción: 45 m

Precalentamos el horno a 180ºC. Envolvemos cada remolacha en papel de aluminio o de horno y las horneamos 45 minutos. Este paso podéis obviarlo si las usáis ya cocidas. Dejamos enfriar las remolachas asadas. Las pelamos y las cortamos en rodajas finas, las repartimos en un plato de servicio y las colocamos superponiéndolas unas encima de las otras.

Cortamos la hogaza de pan en cubos, y los doramos en un poquito de aceite de oliva. Pasamos los picatostes para un papel absorbente que les absorba el aceite.

Mezclamos en un bol los brotes, el queso de cabra en dados, el cebollino picado y los arándanos. Aliñamos todo con el vinagre de vino tinto y el aceite de oliva virgen extra. Salpimentamos al gusto. Espolvoreamos con semillas de amapola justo antes de servir.

2. Coles de Bruselas crujientes en ensalada

Las coles de Bruselas son un clásico navideño en muchos países que también se pueden comer crudas o casi crudas, y de hecho ganan muchísimos puntos frente a cuando se pasan de cocción. Te cambiará la idea injusta que tenemos de esta saludable verdura, con su textura crujiente y frescor en perfecta armonía con la granada, el aliño y el toque de almendras.

  • Ingredientes para 4 personas. 500 g de coles de Bruselas, 1 limón, 10 ml de tomate concentrado, 15 ml de vinagre de manzana o de arroz,1 pizca de ajo granulado, eneldo fresco, granos de granada, almendra laminada o en bastones tostada, aceite de oliva virgen extra, pimienta negra y sal.
  • Elaboración. Lavar y secar bien las coles. Cortar el pedúnculo y retirar las hojas que puedan estar dañadas o mustias. Cortar cada col por la mitad y luego en juliana, con un buen cuchillo, o simplemente picarlas a lo bruto. Calentar dos o tres cucharadas de aceite de oliva en una sartén amplia y añadir las coles cortadas, a fuego vivo. Salpimentar y saltear dos minutos. Añadir el ajo granulado, el tomate, el vinagre y un chorrito de zumo de limón. Saltear el conjunto durante unos 5-7 minutos, procurando que las coles sigan crujientes. Retirar y dejar templar un poco. Mezclar con eneldo lavado y picado, almendras laminadas y granada fresca. Salpimentar ligeramente y añadir ralladura de limón.

2. Ensalada de burrata, tomate Monterosa y y germinados con sal de aceitunas negras

La sal de aceitunas negras suena a producto complicado gourmet, pero es facilísima de hacer en casa. Prepara una buena cantidad y aprovéchala para otros platos, especialmente si quieres aportar un contraste de color y potenciar sabores en platos frescos, como esta fresca ensalada.

  • Ingredientes para 2 personas. 1 tomate de variedad Monterosa o similar (de temporada y sabroso, o 2 más pequeños de otra variedad), 1 burrata, brotes germinados de alfalfa u otros, sal de aceitunas negras, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra y orégano fresco u otra hierba fresca.
  • Elaboración. Pelamos el tomate, usando un pelador específico para tomates o un cuchillo muy afilado. Retiramos la parte central con un descorazonador y cortamos en ocho gajos. Escurrimos la burrata y desechamos el líquido. Dejamos que se atempere para que su cremosidad de acentúe. La colocamos en el centro del plato en que serviremos la ensalada y la rodeamos de los gajos de tomate. Cubrimos con los germinados. Regamos la ensalada con un buen aceite de oliva virgen extra y espolvoreamos generosamente con sal de aceitunas negras. Decoramos con unas hojas de orégano fresco y servimos.

4. Ensalada molecular

El agar agar ya se puede encontrar fácilmente en cualquier hipermercado, y podrías hacerla también con gelatina neutra en polvo, aunque el producto vegetal de algas es más estable y permite trabajar mejor. Esta ensalada en realidad no es complicada, y puedes lucirte en la mesa con una presentación completamente única.

  • Ingredientes para 2 personas. 30 g de rúcula, 160 ml de agua, 1/2 cebolleta, sal, 3,2 g de agar agar, 2 tomates o 10 tomates cherry, albahaca fresca, aceite de oliva virgen extra, vinagre al gusto.
  • Elaboración. Preparamos un aro de emplatar de unos 20 cm de diámetro que forraremos por su base exterior con film de cocina (redondo o cuadrado). Ponemos la rúcula, el agua, la cebolleta picada y la sal en el vaso de una batidora. Trituramos todo bien con las cuchillas. De esta mezcla separamos 200 g que ponemos en un cacito, echamos en forma de lluvia los polvos de agar agar y removemos con unas varillas hasta que se disuelva. Ponemos esto al fuego y sin dejar de remover lo llevamos a ebullición; separamos del fuego y lo vertemos con cuidado en el aro, dejando una altura de, aproximadamente, 1 cm. Lo pasamos a la nevera y dejamos enfriar hasta que gelifique. En el momento de servir picamos los tomates en trozos sin semillas, añadimos unos dados de mozzarella, aliñamos con la sal y el aceite y vinagre. Desmoldamos el gelificado de rúcula, que lo colocaremos en una bandeja plana de servir. Colocamos el tomate y decoramos con unas hojas de albahaca.

5 . Ensalada de hinojo, pera rocha y queso de cabra

Otro vegetal poco valorado en nuestra gastronomía es el hinojo, que fresco o ligeramente cocinado ofrece un toque ligeramente crujiente delicioso, con su sabor anisado, y es muy digestivo. Combina de maravilla con sabores frutales y marida muy bien con quesos suaves.

  • Ingredientes para 2-4 personas. 1 bulbo de hinojo fresco, 1 pera rocha o similar, 30 g de queso de rulo de cabra, rúcula, 20 g de piñones, 15 ml de aceite de oliva virgen extea, 15 ml de vinagre de manzana, 15 ml de miel, sa y pimienta negra.
  • Elaboración. Cortamos el hinojo en 6-8 láminas de 5 mm de grosor , ya sea con mandolina o a cuchillo. Calentamos un poco de aceite en una sartén y, a fuego medio-alto, doramos por las dos caras. Tiene que quedar al dente. Tostamos los piñones en una sartén a fuego medio sin nada de aceite, removiendo de vez en cuando para que no se quemen. Retiramos de la sartén y reservamos. Cortamos la pera en 8-10 gajos, desechando los extremos y las semillas. Desmigamos el queso de cabra. Preparamos una vinagreta mezclando con unas varillas el aceite, el vinagre de manzana, la miel, un pellizco de sal y un poco de pimienta negra molida. Cubrimos la base de un plato de servir con rúcula, colocamos el hinojo encima, los gajos de pera Rocha, el queso de cabra y los piñones. Regamos con el aliño y servimos.

6. Ensalada tailandesa

Una vez tienes los ingredientes lavados, pelados y troceados, esta fresquísima y potente ensalada al estilo tailandés hará las delicias de quienes buscan platos más crujientes con una salsa melosa, muy aromática. Puedes hacerla más picante o potenciar el dulzor del aliño.

  • Ingredientes para 4-6 personas. 2 zanahorias, 1 pimiento rojo mediano, 3 tallos de cebolleta verde, 200-250 g de col lombarda, 50 de cacahuetes tostados, 1 manojo de cilantro fresco, 1 trocito de jengibre fresco pelado rallado fino, 1 diente de ajo pelado rallaod fino, 1 lima, 30 ml de salsa de soja baja en sal, 60 ml de mantequilla de cacahuete natural, 15 ml de aceite de sésamo o de semillas, 15 ml de miel o sirope de ágave, cayena al gusto.
  • Elaboración. Lavar y secar las verduras. Pelar las zanahorias con un pelaverduras. Desechar los extremos de ellas y del pimiento, y retirar los filamentos y semillas de este. Picar todo en trozos irregulares, no muy grandes, en un procesador de alimentos o picadora, o a cuchillo. Lavar y secar el cilantro y picar bien a cuchillo, incluyendo los tallos. Picar también un puñado de cacahuetes groseramente -se pueden tostar previamente en una sartén sin aceite-. Mezclar todos los ingredientes. Preparar el aliño batiendo todo en un cuenco o dentro de u tarro cerrado, agitándolo bien, hasta tener una mezcla cremosa. Probar y ajustar los sabores al gusto, rebajádolo con agua si estuviera demasiado espeso. Repartir la ensalada en platos, aliñar ligeramente y servir con el resto de la salsa aparte.

7. Ensalada de granada, beicon crujiente y mozzarella

Puedes usar aquí la mezcla de hojas que más te guste, pero te recomendamos buscar un mezclum con hojas más oscuras invernales, con lollo roso, radicchio o lechuga roja, además de escarola o brotes de espinada. Si no quieres usar beicon, pruébala con cecina, jamón de pato o un buen jamón serrano que no te duela cocinar para dejarlo crujiente.

  • Ingredientes para 4 personas. 120 g de mix de lechugas y brotes tiernos, 125 g de queso mozzarella, 200 g de beicon ahumado curado en lonchas, semillas de 1 granada, 2 cucharadas de zumo de granada, 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharadita de miel ligera, 1 cucharadita de vinagre balsámico.
  • Elaboración. Desgranamos la granada; para hacerlo con facilidad podéis, una vez partida a la mitad, golpeamos fuerte por su cáscara encima de un bol. Para el beicon crujiente, ponemos en un plato llano tres o cuatro hojas de papel de cocina y colocamos las lonchas encima. Cubrimos con otras tres hojas de papel y metemos el plato al microondas unos cuatro minutos a 800 W. Destapamos y cortamos en pequeños trozos con una tijera de cocina. Reservamos caliente. Hacmeos el aliño mezclando los ingredientes por el orden indicado, los ponemos en un bote hermético y agitamos hasta que emulsionen los ingredientes. Repartimos el mix de lechugas en cuatro platos, aliñamos con una parte de la emulsión, echamos la granada, los trozos de baicon y la mozzarella rasgada en trozos. Regamos con el resto del aliño por encima.

Fuente: Directoalpaladar

Champiñones rellenos de puerro y queso azul

Nos encanta el juego que dan los champiñones en la cocina. ¡Son tan versátiles! Los podemos usar como base para una crema, para salsear pasta y mucho más. Su forma y tamaño los convierte en un soporte perfecto para rellenar y comer de bocado. Estos champiñones rellenos de puerro y queso azul son buena muestra de ello.

La combinación de ingredientes es deliciosa. Champiñones, puerro y queso azul hacen un trío perfecto ¿no creéis? Si no tenéis puerro, podéis usar cebolla o cebolleta. Y si no tenéis (o no os gusta) el queso azul, podéis sustituirlo por queso de cabra, Parmesano o cualquier otro de vuestro gusto. Lo importante es que os animéis con este aperitivo de Navidad que, además de delicioso, es fácil y rápido.

Ingredientes

Para 10 unidades

  • Champiñones variedad Portobello10 
  • Puerro parte blanca
  • Harina de trigo g
  • Leche 50 ml
  • Queso azul 50 g
  • Sal 
  • Pimienta negra molida 
  • Aceite de oliva virgen extra

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total30 m
  • Elaboración10 m
  • Cocción20 m

Limpiamos bien los champiñones, retirando los pies (que guardamos para otra elaboración: una salsa, una crema, etc) y restos de tierra. Cortamos el hueco de cada champiñón con una puntilla para hacerlo más grande y que quepa más relleno. Salpimentamos y reservamos.

Lavamos y secamos bien el puerro, cortamos a lo largo y picamos en tiras finas. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y pochamos el puerro a fuego suave hasta que esté tierno y ligeramente dorado. Agregamos la harina y removemos para integrar antes de añadir la leche. Removemos y cocemos unos minutos hasta espesar.

A continuación desmenuzamos el queso azul y lo añadimos a la mezcla anterior. Salpimentamos al gusto y retiramos del fuego. Rellenamos los champiñones y cocemos en el horno, precalentado a 200º C con calor arriba y abajo, durante diez minutos. Servimos inmediatamente espolvoreados con un poco más de queso azul y pimienta negra.

Con qué acompañar los champiñones rellenos de puerro y queso azul

Servidos como aperitivo, a estos champiñones rellenos de puerro y queso azulles sienta de maravilla una cerveza fresquita o un vino blanco. Al gusto. Si los preparamos como entrante, que es una buena opción, podemos acompañarlos de unas hojas de rúcula, espinacas baby o algún otro brote tierno.

Fuente: DirectoAlPaladar

Hojaldre de espinacas, setas y frutos secos

Una alternativa sana al clásico Wellington, esta puede ser vuestra receta estrella de esta Navidad. Hojaldre de espinacas, setas y frutos secos.

Ingredientes

Para 6 personas

  • Setas 200 g
  • Espinaca fresca 400 g
  • Mostaza de Dijon g
  • Diente de ajo 
  • Nueces 20 g
  • Avellanas 20 g
  • Almendras 20 g
  • Aceite de oliva virgen extra 
  • Masa filo lámina –
  • Hojaldre lámina rectangular –
  • Huevo 

Cómo hacer hojaldre de espinacas, setas y frutos secos

Dificultad: Fácil

  • Tiempo total50 m
  • Elaboración25 m
  • Cocción25 m

Pelamos los dientes de ajo y los rallamos o picamos finamente. Lavamos las setas, secamos bien y picamos. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén o cacerola amplia y rehogamos el ajo y las setas durante cinco minutos.

Añadimos la mostaza de Dijon junto con las espinacas frescas, bien limpias, y rehogamos un par de minutos más. Salpimentamos al gusto, retiramos del fuego y dejamos enfriar completamente antes de incorporar los frutos secos picados y continuar con la elaboración.

Extendemos el hojaldre sobre una lámina de papel vegetal y cortamos cuatro tiras de 1 cm de uno de los lados. Reservamos, las usaremos para decorar. Colocamos la lámina de masa filo sobre la de hojaldre y extendemos el relleno en el centro, de un lado a otro. Envolvemos en la lámina de masa filo primero y después en el hojaldre.

Sellamos los extremos con huevo batido para que no se abra en el horno. Volteamos para que la parte sellada quede debajo y pincelamos todo el hojaldre con huevo, decorando con las tiras que tenemos reservadas.

Cocemos en el horno, precalentado a 200º C, durante 25-30 minutos o hasta que esté dorado. Para que la base del hojaldre no quede cruda, es importante colocar la bandeja en la parte inferior del horno.

Fuente: Directoalpaladar